La encuesta fue aplicada entre 01 de diciembre del 2020 al 08 de febrero del 2021 y se contó con la participación de 42 mil 752 niñas, niños y adolescentes de Sinaloa a través de plataformas digitales.

Culiacán, Sinaloa, 19 de febrero 2021. Implementar desde la primera infancia programas de educación sexual integral, respetando la autonomía progresista de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, así como sus decisiones y opiniones, interculturalidad, género y derechos humanos, propone la Secretaría Ejecutiva del Sistema Estatal de Protección Integral de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA)., esto, con base a los resultados del Diagnóstico Sobre Derechos Sexuales y Reproductivos de NNA.

Margarita Urías Burgos, Secretaria Ejecutiva del SIPINNA Sinaloa, mencionó que, garantizar el acceso a la educación sexual inclusiva conforme al desarrollo evolutivo y cognoscitivo de niñas, niños y adolescentes debe ser una prioridad para la prevención de diversas problemáticas.

“Este diagnóstico con una participación total de 42,752 niñas, niños y adolescentes desde los 9 a los 19 años de edad que se expresaron libremente y que su participación ha sido activa y espontánea, creo que sí quieren reflejar las inquietudes sobre todo el decirnos a nosotros adultos que estamos con esta obligación que es lo que hay que hacer”.

Mencionó que la participación de las mujeres adolescentes y niñas fue mayor, con un 56.6%, mientras que los hombres adolescentes y niños tuvieron una participación del 42.6%, representando así al 8.2% de la población total de niñas, niños, adolescentes y jóvenes de Sinaloa.

Por su parte la Mtra. Gabriela Polo Herrera, Subdirectora de Enlace con Instancias Públicas, Coordinación de Vinculación, Dependencias y Órdenes de Gobierno la Secretaría Ejecutiva del SIPINNA Nacional, manifestó que las y los adolescentes que participaron en la consulta han expresado fuerte y claro la importancia de invertir en la educación integral de sexualidad de forma temprana, esta educación, aseveró no es solo informar sobre metidos anticonceptivos o de barrera, si no incluir fundamentalmente los mandatos de género que generan prácticas que violentan los derechos de las personas.

“Esta educación permite que las personas vivamos nuestra sexualidad de forma segura y gozosa, permite que generemos vínculos afectivos y eróticos poniendo imites, identificando nuestras necesidades y deseos y a partir de ellos establecer límites de forma adecuada, identificar que no, es no, que mi cuerpo me pertenece a mí y que yo soy quien decide sobre él”, dijo.

Víctor Coronel Siqueiros, responsable de Sistema Estatal de Información de Niñas, Niños y Adolescentes (SEINNA), indicó que primeramente se cuestionó a las y los participantes sobre sus conocimientos de derechos sexuales y reproductivos, a lo que el 72 por ciento respondió afirmativamente, mientras que apenas un 6 por ciento afirmó no conocerlos, mientras que un 21 por ciento contestó que “tal vez” los conozcan.

En otro de los apartados se les invitó a que respondieran cuáles creían que sean los principales motivos del embarazo en niñas y adolescentes; la opción más respondida fue “debido a la poca información sobre métodos de prevención” con un 32.3%, con 24.5% la segunda más respondida fueron “a causa de la poca información que existe sobre derechos sexuales y reproductivos” y tercera opción porque “creen que no es importante cuidarse” con 21.2%.

Detalló que las propuestas solicitadas por las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, son asegurar la efectiva implementación de programas de educación integral para la sexualidad, reconociendo la afectividad, desde la primera infancia, respetando la autonomía progresiva del niño y de la niña y las decisiones informadas de adolescentes y jóvenes sobre sexualidad, con enfoque participativo, intercultural, de género y de derechos humanos.

Así mismo, poner en práctica o fortalecer políticas y programas para evitar la deserción escolar de las adolescentes embarazadas y las madres jóvenes; dar prioridad a prevenir el embarazo en la niñez mediante la educación integral en sexualidad; garantizar a niñas, niños, adolescentes y jóvenes las oportunidades y capacidades para una sana convivencia y una vida libre de violencia, y desarrollar en niñas, niños, adolescentes y jóvenes capacidades para el autocuidado, evitando la discriminación, el abuso y la violencia sexual.

La clausura estuvo a cargo de Sergio Piñeiro Camacho, Subsecretario de Estudios, Proyectos y Desarrollo de la SSP, quién celebró que este tipo de acciones se sigan desarrollando aún y cuando nos encontramos en una situación de emergencia por la pandemia, instó a las instituciones responsables a tomar los resultados e ir generando programas, protocolos, políticas públicas, entre otros a favor de las niñas, niños y adolescentes.

El Diagnóstico Sobre Derechos Sexuales y Reproductivos de NNA está compuesto de un total de 16 cuestionamientos con sus respuestas y puede ser consultado en la página www.sipinna.sinaloa.gob.mx o a través de las redes sociales del SE SIPINNA Sinaloa.